Cada vez que vuelvo los fines de semana de trabajar a casa la misma historia, mi hija cuando esto descansando en mi habitación, viene ella a pedirme que le levante el castigo que le a puesto su madre y que le de dinero para salir y como le voy a decir que no si la muy joia se mete en la cama conmigo y me lo dice con esa carita de zorra mientras me toca la polla y me dice que si lo hago me deja follar su precioso coño rapadito