Cuando nos escapamos de casa mi hermana y yo teníamos trabajo para poder permitirnos el lujo de pagar el...